imagen MARTIRIO Y JAVIER RUIBAL

Martirio. Tras formar parte del grupo Jarcha en la década de los 80, y posteriormente de Veneno, junto a Pata Negra y Kiko Veneno, en 1986, publica su primer disco, producido por éste: “Estoy mala” y a partir de ahí comienza la carrera de una artista en constante evolución, pionera en la recuperación y actualización de joyas de la música popular española y sudamericana. Martirio se define a si misma como “una especie de arqueóloga musical”. Su imagen enigmática y sofisticada es la tarjeta de presentación de una artista viva, siempre curiosa, a ras de suelo, moderna y vanguardista, que siempre ha dado en sus presentaciones creatividad, fantasía, imaginación y cultura. El lenguaje musical de Martirio empieza a desarrollarse y a crearse a través de cada uno de sus diversos trabajos discográficos, en un amplio espectro de músicas y géneros distintos que ha fusionado con naturalidad. Ha colaborado con músicos de las más diversas tendencias y se ha convertido en un auténtico referente de la música española. A lo largo de su carrera ha recibido numerosas distinciones nacionales e internacionales. Una de estas últimas distinciones ha sido el Premio Nacional de la Músicas Actuales del Ministerio de Cultura 2016. Durante tres décadas de carrera, Martirio ha renovado la copla española dotándola de la universalidad que merece y librándola de ataduras del pasado.

Javier Ruibal. Treinta años de oficio y diez discos en el mercado avalan a este músico creativo y diferente a todos los de su generación. Compositor, arreglista, guitarrista y cantante. Músico de frontera, buscador de aromas, perseguidor de la fábula y el ensueño, explorador de la belleza, sanador a través del éxtasis… Su voz transita con libertad y desahogo por las sonoridades del flamenco, la música del Magreb, de India y del Caribe, en un ir y venir constante y armonioso que nos invita a creer en la fusión de las músicas y las sangres. Sus composiciones están meticulosamente entretejidas con el rock de la vieja escuela, los cantes de ida y vuelta, la poesía del Veintisiete y el compromiso del jazz. En su fértil recorrido se ha visto acompañado por los más distinguidos artistas. Su brillante contribución a las artes le han valido también el último Premio Nacional de las Músicas Actuales del Ministerio de Cultura.

PATROCINA

COLABORAN