imagen MACBETH

Desde nuestra mirada contemporánea, Macbeth, continua siendo fascinante por su tratamiento dramático del mal: el mal que nace del ansia de poder.

Este punto de partida nos lleva a la exploración de lo prohibido y la transgresión en un mundo, el nuestro -desde la contemporaneidad de la tragedia shakesperiana-, bañado en sangre, golpeado por una violencia extrema, dirigido por una ambición desmedida, poblado de crímenes políticos y seres desleales. En este aspecto, nos encontramos más alejados de generales y reyes, rivales por el poder, y mucho más próximos al entorno Bilderberg.

En la sociedad del nuevo Macbeth el mal gusta y pervierte, porque en él hay erotismo. Es el placer del poder en un mundo donde no hay reglas morales ni éticas.

Las Brujas adquirirán un protagonismo destacado, como metáfora de lo que nos seduce y nos destruye, son el auténtico centro de poder, así como la tortura interior y el proceso de degeneración psicológica y física de sus protagonistas, Macbeth y Lady Macbeth, con los que caminaremos en su recorrido de degradación y autodestrucción.

El espectáculo, coproducido por el Festival Internacional de Teatro, Música y Danza de San Javier y Teatros de Murcia, tendrá un halo de poesía y belleza, aquella que surge de lo terrible de la crueldad humana, y el sello inconfundible de Alquibla Teatro: equilibrio entre tradición e innovación, gran ritmo y dinamismo escénico, arrebatadoras interpretaciones que sitúan al actor en una situación límite, preemiencia del “hacer” aurtadiano, energía invisible a través de la fisicidad, impactantes imágenes, tratamiento universal del conflicto, búsqueda de la emoción que golpee al espectador, creación de un ritual de confrontación de ideas, emociones y sensaciones, y primacía del teatro de la emoción sobre el teatro de la evasión.

Sello2

PATROCINA

COLABORAN