Después de 50 años. Qué podríamos decir. Uno es feliz.

De un certamen de teatro aficionado nació uno de los grandes eventos culturales del Mediterráneo.

Los mayores artistas del mundo se han dejado aplaudir en nuestras tablas. “Qué callada quietud, qué tristeza sin fin, qué distinto San Javier, si me faltas tú”, podría entonar el propio Aznavour.

De la filosofía clásica como piedra angular a la contemporaneidad de los mejores.

No es solo medio siglo de historia, ni siquiera 50 historias, son cientos, son miles. Es la vuestra y la de todos.

El 50 nos trae círculos. Círculos que podrían ser cualquier cosa: formas reservadas a la imaginación, números, o la mismísima luna, siempre observando, siempre testigo. Aparentemente inerte pero influyente,     como cualquier otra alma.

El círculo podría ser ese vinilo que gira eternamente. Hace sonar el ritmo para que el fuego nunca se apague, para que cada año la cúspide cultural pueda darse cita en San Javier.

Para nosotros, inevitablemente, es un círculo que quiere cerrarse, que quiere cuadrarse. La cuadratura de aquel que nunca se cierra. La victoria está en volver y volver, un año más, hasta que cumplamos 2.000.

El teatro es eterno. Quedan muchas historias por revivir, muchas historias por descubrir. El Festiva permanecerá. Nosotros nos iremos como lo hicieron otros, pero San Javier seguirá siendo refugio del teatro.

David Martínez
Director 50 San Javier Fest

PATROCINA

  • Region de Murcia
  • icarm
  • la verdad
  • estrella de levante

COLABORAN