No temas Sófocles, no fue en vano tu sacrificada existencia. Todavía permanecen legibles las seculares tintas de tu gigantesco esfuerzo. Tu esencia fecundó las conciencias del ser, y de las ruinas de tu vestigio se erigen hombres cada vez más profundos y perfectos, ciclo tras ciclo. Nada fue en vano, nosotros tampoco tememos ya al porvenir…

Así como otrora, los vientos arrastraron mar adentro al teatro, hoy tan nuestro, desde las costas helenas, desde los confines mismos del Mediterráneo Oriental, hasta la península ibérica, llegando a las Columnas de Hércules, hoy el teatro vuelve a San Javier. Vuelve para insuflar de nuevo aires de libertad a nuestra tierra, esa que nos brinda nuestro mar y nuestro teatro. Observamos con cariño y admiración el camino recorrido, mientras nos encaminamos en una nueva dirección. Nos ciega la pasión y nos mueve la esperanza.

En esta nueva etapa del festival, que se asoma prácticamente y sin ningún signo de vértigo, a su medio siglo, a la sombra de una nueva dirección, nuestra intención es virar hacia el futuro y preparar, en la medida de lo posible, al festival para los retos venideros, que sin duda le esperan en su segunda mitad de siglo de historia.

 

David Martínez
Director

PATROCINA

COLABORAN